Kepler descubre dos planetas potencialmente habitables

Memoricen bien sus nombres, porque van a dar mucho que hablar en el futuro: Kepler-62e y Kepler-62f. Son nada más y nada menos que dos de los planetas más parecidos a la Tierra que conocemos fuera del Sistema Solar. Situados a 1200 años luz en la constelación de Lira, los dos forman parte de Kepler-62, un sistema planetario compuesto por cinco planetas que se ha dado a conocer hoy.

Visión artística de Kepler-62f, posiblemente el planeta con mayor potencial de habitabilidad conocido (NASA).

Tanto Kepler-62e como Kepler-62f se encuentran en ese lugar mágico que es la zona habitable de su estrella, una zona donde -dadas las condiciones adecuadas- un planeta puede poseer agua líquida en su superficie. Usando el método del tránsito, hasta ahora habíamos descubierto supertierras habitables como Kepler-22b, supertierras que bien pudieran ser en realidad minineptunos en vez de planetas rocosos. Pero Kepler-62e y 62f son los primeros mundos que conocemos situados en la zona habitable con un radio inferior a dos veces el terrestre, por lo que se cree que ambos bien pudieran ser planetas con superficie sólida.

Sistema Kepler-62 comparado con el Sistema Solar (NASA).
Visión artística de Kepler-62e (NASA).

Si Kepler-62e es realmente habitable, lo es por los pelos. Se trata de un exoplaneta cuyo tamaño es un 60% superior al de la Tierra situado en la parte interior de la zona habitable, así que en realidad podría ser un supervenus cubierto por una densa atmósfera y con temperaturas infernales en su superficie. O quizás se trata de un mundo océano cubierto por agua en su totalidad. Quién sabe. Lo que si está claro es que para ser habitable debería poseer una cubierta de nubes lo suficientemente amplia para que pueda reflejar la luz de su estrella y disminuir así su temperatura media. Curiosamente, si comparamos la órbita de Kepler-62e con la posición de la Tierra en la zona habitable del Sistema Solar de acuerdo con los modelos más aceptados, estamos ante el mundo más habitable conocido.

Pero Kepler-62f es otra historia. Con una tamaño de 1,4 veces el terrestre, está casi en medio de la zona habitable (o, dependiendo del modelo elegido, en la parte exterior de la misma). Fue descubierto por el cazaplanetas Eric Algol, de la Universidad de Washington y su tamaño es lo suficientemente pequeño como para asegurar que estamos ante un planeta rocoso. Para que sea habitable, debe poseer una atmósfera rica en gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono que pueda elevar su temperatura para que exista agua líquida en su superficie (de hecho, es posible que también sea un mundo océano). De todas formas, Kepler-62f no es técnicamente una exotierra. Su masa es con toda probabilidad demasiado grande para ser un gemelo de la Tierra, pero no por ello debería ser menos habitable. Con un periodo -o sea, año- de 267,3 días, Kepler-62f se encuentra a 108 millones de kilómetros de su estrella. Puesto que Kepler-62 es una estrella más pequeña que el Sol (se trata de un astro de tipo K2V con una masa de 0,7 veces la solar), la iluminación en esta supertierra debe ser lógicamente más débil. Como ha dicho Bill Borucki, el ‘padre’ de Kepler, visitar Kepler-62f debe ser como caminar por la Tierra en un día realmente nublado.

Por otro lado, hoy también se ha confirmado la existencia del sistema Kepler-69, situado a 2700 años luz del Sol y formado por dos planetas como mínimo que giran alrededor de una estrella de tipo solar. El protagonista del sistema es Kepler-69c, una supertierra con un tamaño un 70% mayor que el de la Tierra que también se halla en la parte interna de la zona habitable (o fuera de ella según los modelos más exigentes). Dicho lo cual, lo más probable es que sea un minineptuno o un supervenus.

Visión artística de Kepler-69c, un posible minineptuno habitable (NASA).
Sistema Kepler-69 (NASA).

Como siempre en estos casos, debemos recordar que lo único que sabemos de estos mundos es su tamaño y su órbita. Nada más. No conocemos si Kepler-62f o Kepler-62e posee atmósfera, su periodo de rotación o la inclinación de su eje, factores todos ellos que podrían transformar un mundo potencialmente habitable en un erial. Tampoco conocemos sus masas, ya que el método del tránsito empleado por Kepler sólo nos permite determinar tamaños. Lamentablemente, la estrella Kepler-69 se encuentra demasiado lejos para que pueda ser observada por telescopios terrestres y determinar así la masa de los planetas del sistema mediante el método de la velocidad radial. Por suerte, al tratarse de un sistema con cinco planetas es más que probable que en el futuro podamos disponer de estimaciones de la masa de los mismos gracias al método TTV (Transit Timing Variation), que no es más que una variante del sistema empleado por Adams y Le Verrier para determinar la existencia de Neptuno, pero aplicado a tránsitos exoplanetarios.

La zona habitable de las estrellas de los sistemas Kepler-62 y 69. Kepler-62f está justo en medio (Max Planck Gesellschaft).
Estimación de la masa de Kepler-62f y Kepler-62e en función de su composición y tamaño (Max Planck Gesellschaft).

También es importante recordar que Kepler-62e y 62f no son los únicos planetas rocosos confirmados que están en la zona habitable de sus estrellas. HD 85512 b, Gliese 667C c y Gliese 581 d son otros candidatos a mundos habitables ya conocidos (además de los planetas sin confirmar Gliese 581 g y Tau Ceti e). Lo que pasa es que estos planetas han sido descubiertos por el método de la velocidad radial, así que -al contrario de lo que ocurre con los mundos de Kepler- no podemos saber su tamaño, sólo su masa mínima. Determinar cuáles de estos mundos son los más habitables es una tarea ardua, pero no cabe duda que Kepler-62f y Kepler-62e tienen todas las papeletas. Y, por supuesto, no olvidemos que ‘mundo habitable’ no significa ‘con vida’.

Así es la misión Kepler. Un día te levantas pensando que no va a pasar nada fuera de lo común y entonces van y anuncian el descubrimiento de una pequeña supertierra habitable como si tal cosa. De repente, nuestra visión del Universo ha cambiado de golpe. Y es que si no te emocionas al pensar en Kepler-62f es que no tienes sangre en las venas.

Exoplanetas potencialmente habitables posiblemente rocosos descubiertos por Kepler comparados con la Tierra (NASA).

Referencias:


30 Comentarios

Participa Suscríbete

AnonymousAnonymous

Resulta interesante que ya se teoricen posibles estudios exobotánicos. Después de todo desde la distancia, tal vez los indicios de una vida vegetal masiva poblando uno de esas exotierras sean la primera prueba de la existencia de vida fuera de nuestro sistema. Me parece un tema interesante y del que se habla muy poco (quizás por que aún estemos lejos a nivel práctico)

AnonymousAnonymous

HOla Daniel y amigos del Blog.

En primer lugar, comentarte Daneil que debe de haber existido algún error en la zona de comentarios del blog… ya que hubo un momoento el 18/04/2013 sobre las 22:30h en el que solo dejaba publicar desde cuentas gmail, cosa que yo hize en este y otro post (beagle2vuelve) y sin embargo, no veo publicado ninguno.

En ese error, te comento, no aparecían mas opciones de responder que usando como te comento cuentas gmail.

En segundo lugar, informarte de que NO tengo sangre en las venas…. porque leer las cifras 1.200 y 2.700 años luz, desmoralizan a cualquiera.

Escuchar la misma noticia sobre un máximo de 120 años luz… eso si es algo que ofrecería una ilusión, la de que el James Webb los estudie y fotografíe en un futuro próximo.

Y por terminar, el doctor ha descubierto que lo único que hace que mi sangre “baile” de alegría son las palabras EUROPA y TITÁN, justo las 2 palabras mas alejadas de cualquier presupuesto de las agencias espaciales y gobiernos ahora mismo.

En fín. Tengo motivos para querer vivir 100 años: poder ver a un “barquito velero” en un lago de Titán.. y a un lander/submarino comenzando a perforar el hielo de Europa.

Un gran saludo para todos.

Daniel Marín

En cuanto a los comentarios, Google decidió incorporar los comentarios de Google+ al blog sin que me diese cuenta. Luego lo retiré y me temo que en el proceso borré un par de ellos. Mis disculpas.

Saludos.

AnonymousAnonymous

Usted no tiene que disculparse, máxime cuando encima el error es de otros.

Gracias por tu blog, y sobre todo, ahora que el que escribe anda “manteniendo” websites y blogs… por el ESFUERZO y trabajo que supone el mantener vivo, y con esta categoría, este blog.

De verdad, hay que intentar “montar uno” para darse cuenta lo dificilísimo que es mantener el nivel que muestra el tuyo.

Parece peloteo… pero os aseguro que es admiración profesional.

Pere Vilás

Fantástica noticia que leo después de haber visto Oblivion, lo que le añade un poco más de emoción.

En el segundo párrafo pone “con un radio inferior al dos veces el terrestre”.

Unknown

Una aclaración:
Habitable quiere decir que puede ser habitado, ok. Pero no tiene porqué albergar vida, puesto que las condiciones pueden no ser las ideales para la “chispa” inicial.

¿Me equivoco?

Hartmann

Claro, pero antes no se sabia si habian planetas en otras estrellas , despues si podian ser pequeños como la tierra, ni si estaban en la zona habitable… ahora solo falta encontrar que tenga atmosfera adecuada y por ultimo vida.

Lo que seguro que se conseguira cuando hayan los telescopios adecuados aunque evidentemente no se sabe si es muy abundante los dos ultimos o no.

Jesus hernandezJesus hernandez

TITAN:Muy buena noticia un paso mas para el mayor descubrimiento de todos los tiempos.Solamente queda descubrir que tipo de atmosfera tiene,cual es su efecto invernadero?.Eso es lo mas importante asin se sabra si es habitable.

AlbertAlbert

Daniel, no entiendo por que Kepler explora estrellas a 1000 años luz de distancia. ¿Tiene que ver con que por algún motivo solo puede apuntar a una zona del cielo y allí hay lo que hay?
Porque si puede enfocar a donde él quiera sería mucho más lógico que estudiase estrellas cercanas, que empezase en un radio por ejemplo menor que 20 años luz, cuando acabase ampliase a 30, después a 40, etc…
Para mi es algo psicológico, se que una estrella a 1000 años luz actualmente es igual de inalcanzable que una a 19 años luz, pero en mi subconsciente, pues como que no es lo mismo, no se si me entendéis.
Gran blog y magnífica entrada, saludos cordiales.

Daniel Marín

Aunque no se suele presentar así, Kepler es una misión estadística. Es decir, su objetivo no es la caracterización de planetas individuales (que si se puede lograr, bienvenida sea), sino averiguar la frecuencia de planetas de cada tipo alrededor de estrellas de tipo solar. Para hacer una misión así necesitas apuntar un telescopio a una -o dos, como CoRoT- regiones del cielo constantemente. Si tu telescopio tiene un campo de visión pequeño, como es el caso de Kepler, la mayoría de estrellas que observe serán por fuerza débiles, y por lo tanto, de media estarán muy lejos. Si quieres observar estrellas más cercanas necesitas varios telescopios -como la propuesta PLATO de la ESA- o usar uno con un gran campo de visión, lo cual implica una inversión mucho mayor. Otra opción es renunciar a observar la misma región del cielo constantemente -como la misión TESS-, pero en este caso resulta muy complicado detectar exotierras.

Saludos.

javijavi

Un fraude… esto lo que es, es un fraude; ¿es que no se dan cuenta que todo esto es solo publicidad que lo que les interesa (a los que anuncian los descubrimientos, no hablo en absoluto de Daniel) es publicitarse y darse bombo. ¡ No te molestes Daniel pero llevas demasiado tiempo dando noticias de este tipo que ya no significan nada…no entiendo el bombo que se les da. No se que pasara cuando haya un descubrimiento espectacular de verdad

Esteban Granado

Lo importante, Javi, es el hecho en sí de la confirmación científica de la posibilidad cierta de que exista vida fuera de nuestro planeta. Las implicaciones de estos descubrimientos son de largo alcance no solo en astronomía y cosmología, sino en filosofía, religión y otras materias. Lo dicho, me parece un estudio apasionante. Para la gente que superamos la cincuentena, ejem, representa una verdadera revolución.

Enhorabuena por el blog, Daniel.

AnonymousAnonymous

Kepler-62e, Kepler-62f y Kepler-69c: presagios de un futuro inevitable, sin duda alguna el día en que descubramos que no somos los únicos en el universo se acerca e indudablemente sabremos que después de todo no somos tan privilegiados de ocupar un lugar en el inmenso universo y quizás tomemos conciencia de la fragilidad que inunda a nuestro bello mundo llamado Tierra.

AnonymousAnonymous

Fenomenal noticia.

No he podido sin embargo leer en ningun sitio como ha sido confirmado el planeta. Como sabeis Kepler 22 fue descubierto por el metodo del transito y confirmado por velocidad radial con Keck (HIRES) pero con Kepler 62? Spitzer?

Saludos, Raul.

Daniel Marín

Básicamente, mediante un análisis estadístico de los datos (BLENDER, etc.) para conformar que no son falsos positivos y observando la estrella (Kepler-62) desde tierra (incluyendo HIRES) para eliminar fuentes adicionales de errores y falsos positivos, así como para establecer un límite superior a la masa de los planetas. Por otro lado, Kepler-22b no fue detectado directamente por HIRES (el error era de unos 4 m/s en la medida de la velocidad radial de la estrella, si no recuerdo mal), sino que fue ‘validado’ mediante este método. Sus observaciones sirvieron para lo mismo que en este caso: para establecer un límite superior a la masa del planeta. Por eso se dice que el método de la VR sirve aquí de ‘validación’, no de ‘confirmación’.

Saludos.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>