La estrella que no debería existir

La búsqueda de las estrellas más antiguas del Universo es uno de los santos griales de la astronomía moderna. ¿Pero cómo distinguir una estrella vieja de una joven? Pues muy fácil. Basta con medir la cantidad de metales que contiene, recordando que en astronomía se entiende por “metal” cualquier elemento más pesado que el helio.

SDSS J102915+172927, una estrella del halo galáctico (ESO).

La mayor parte de elementos metálicos se han formado en el interior de las estrellas, las cuales al morir han devuelto parte de estos elementos al medio interestelar. Las siguientes generaciones de estrellas tienen por tanto una metalicidad cada vez mayor.

Pero antes de lanzarnos a la búsqueda de estrellas de baja metalicidad a nuestro alrededor, debemos tener en cuenta que la mayoría de las primeras estrellas que se formaron en nuestra Galaxia ya han desaparecido. De esa primera generación de estrellas sólo han podido llegar hasta nuestros días aquellas con una masa inferior a 0,8 veces la solar (cuanto menos masiva es una estrella, más larga será su vida). El resto hace tiempo que ha desaparecido, abandonando la secuencia principal. Por supuesto, siempre podremos buscar estrellas de baja metalicidad más masivas en galaxias lejanas, pero nos interesa estudiar las primeras estrellas que se formaron en nuestro vecindario cósmico para entender mejor el origen de la Vía Láctea.

Tras muchos años de búsqueda, las estrellas de menor metalicidad (Z) conocida alcanzan una proporción entre metales e hidrógeno de 0,000015. Muy baja, pero superior a la predicha para las primeras estrellas. Ante la imposibilidad de encontrar una estrella de menor metalicidad, se había sugerido que era necesaria la presencia de cierta cantidad de metales en el medio interestelar para permitir la formación de estrellas de menos de 0,8 masas solares.

Sin embargo, astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) acaban de anunciar el descubrimiento de una estrella con una proporción de metales igual a 0,00000069, aproximadamente una cienmilésima parte de la metalicidad solar. El “engendro” se denomina SDSS J102915+172927 y es una estrella del halo de la Vía Láctea, es decir, forma parte de las primeras estrellas que se formaron en nuestra galaxia. Los datos se han obtenido usando el telescopio VLT del ESO (Chile).

Proporción de algunos “metales” y la abundancia de litio en varias estrellas (Caffau et al.).

Curiosamente, la estrella no presenta cantidades significativas de litio, lo que implica que en algún momento de su historia el astro tuvo que soportar temperaturas superiores a dos millones de kelvin. Esta particularidad apunta a la posible existencia de algún proceso desconocido durante el proceso de formación estelar.

SDSS J102915+172927 es la primera estrella de muy baja metalicidad del halo galáctico descubierta. En los próximos años detectaremos sin duda muchas más, las cuales nos permitirán comprender mejor cómo se formó nuestra Galaxia.

Referencias:


8 Comentarios

Participa Suscríbete

Sm4o

No me ha quedado clara la intención del título, ¿se refiere a que la estrella es tan antigua que parece “imposible” que exista?

DarkSapiens

Se refiere a que según nuestros modelos, una estrella con tales metalicidades y características no podría existir o sería extremadamente raro, de modo que hay algo que no entendemos bien o que debe ser refinado en las teorías :)

Saludos!

AnonymousAnonymous

Muy buen articulo pero….no se supone que este tipo de estrellas deberían estar en el borde del universo, por que si se formaron en un punto, la expanción del universo las llevaria en la actualidad al borde. Creo…

AnonymousAnonymous

Leyendo en el ESO pone que la estrella tiene una edad de 13.000 millones de años o más, si tenemos en cuenta que el universo tiene una edad de 13.500 millones de años esta estrella es muy vieja. Curiosamente no dicen nada a que distancia se encuentra pero ciertamente es una estrella bastante rara incluso pensando esta estrella debio de ser de la primera generación que se formo en nuestra galaxia emocionante sin duda alguna. Por cierto buen articulo como siempre Daniel.

Daniel Marín

@Anónimo: una cosa es ver evidencias de las primeras estrellas de Población III a enorme distancia (cuánto más lejos esté un objeto astronómico más joven es) y otra es detectar estrellas viejas en la cercanía de nuestra Galaxia.

@Anónimo: se encuentra en el halo de la Vía Láctea, aquí mismo en términos cosmológicos, vamos.

Saludos.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>