Soyuz a la Luna

La empresa Space Adventures, encargada de gestionar los vuelos de turistas en las naves Soyuz, oferta desde 2005 la posibilidad de viajar alrededor de la Luna por cien millones de dólares, propuesta que recibió el nombre de DSE-Alpha.

El concepto de misión es el siguiente: una Soyuz TMA modificada sería lanzada a la órbita baja mediante un cohete Soyuz-FG -o Soyuz-2- con un turista y un cosmonauta profesional a bordo. Un día después despegaría un Zenit-3SLB con una etapa superior Blok DM (en realidad, una Blok DM-SLB), precisamente diseñada en los años sesenta por RKK Energía para el programa lunar tripulado. La Soyuz, también construida por RKK Energía, se acoplaría a la etapa superior y pondría rumbo a la Luna en una trayectoria de retorno libre que permitiría el sobrevuelo de nuestro satélite y posterior retorno sin prácticamente ninguna modificación importante de la trayectoria. Justo antes de la reentrada, los tres módulos de la Soyuz se separarían y la cápsula reentraría sobre el índico para realizar una doble reentrada (skip reentry) y minimizar así la aceleración al regresar con una velocidad de 11 km/s. Minutos después aterrizaría sin problemas en la estepa de Kazajistán. La misión habría durado un total de nueve días.

Esquema de misión lunar de Space Adventures.

Otra variante usando la ISS (Space Adventures).

La idea no es nueva -al fin y al cabo la Soyuz se diseñó con capacidad para vuelos lunares en mente- y ya se estudió hace décadas como una alternativa al programa Zond/L1, que pretendía realizar esta misma misión mediante un sólo lanzamiento del cohete Protón (UR-500K/8K82K). Las limitaciones de este cohete no permitían lanzar una Soyuz entera, así que la nave 7K-L1 carecía del módulo orbital (BO) y otros sistemas de la Soyuz. En los años sesenta se consideraba que este esquema tenía más posibilidades de éxito que uno que incorporase acoplamientos en órbita, una técnica aún en desarrollo en esa época, aunque la oficina de Korloyov también estudió una misión de este tipo. Estos planes resurgirían en los años setenta y ochenta, cuando la URSS ya había dominado los acoplamientos automáticos en órbita baja, pero nadie mostró el menor interés por el concepto: estaba claro que un sobrevuelo lunar diez o veinte años después del Apolo hubiese sido una pobre respuesta a los logros lunares de la NASA en plena Guerra Fría.

Nave 7K-L1.

7K-L1 con una etapa Blok-D (RKK Energía).

Hoy en día una misión de este tipo puede que carezca del apoyo político -salvo quizás en China-, pero el turismo espacial podría ser la solución. Digo podría porque Space Adventures nunca ha detallado los numerosos sistemas y modificaciones que deberían hacerse a una Soyuz TMA para llevar a cabo esta misión. De entrada, habría que reforzar el escudo térmico como se hizo con las Zond (añadiendo unos 300 kg a la masa de la nave), instalar un nuevo sistema de comunicaciones para distancias lunares, nuevos ordenadores y software para el control de la trayectoria (especialmente durante la doble reentrada), un control de temperatura modificado y un sistema de soporte vital con capacidad para unos diez días (la actual Soyuz sólo tiene capacidad de vuelo en solitario para 3-4 días, aunque con una tripulación de tres personas). Más preocupante sería las modificaciones del Blok-DM: habría que instalar un nuevo sistema de aviónica y, muy posiblemente, de control de posición, lo que haría imposible su lanzamiento mediante un Zenit casi con total seguridad. Este punto no es especialmente preocupante, pues podría ponerse en órbita con un Protón-M, de forma similar a los lanzamientos de satélites GLONASS, en los cuales se emplea una etapa Blok DM-2 (11S861, de unas 16,4 toneladas cargada de combustible), más potente que la Blok DM-SLB. El Protón no sólo tiene más capacidad, sino que carece de los problemas políticos y económicos por los que está pasando el Zenit, aunque es un lanzador más caro. El problema es que, al igual que con el Zenit, se desconoce la masa final de un Blok DM-2 modificado para una misión lunar, que posiblemente podría exceder la capacidad del Protón. Propuestas más recientes hablan de usar el Angará 5 y/o las etapas Briz-M o KVRB.

La etapa Blok DM-SLB (Land Launch/RKK Energia).

El Blok DM. En azul se ve el tanque esférico del oxígeno líquido y en amarillo el toroidal correspondiente al queroseno (RKK Energía).

Curiosamente, ni RKK Energía ni Roskosmos parecen estar especialmente entusiasmados ante una misión de este tipo, lo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que la inversión necesaria para modificar todos estos sistemas muy difícilmente podría ser amortizada por los pocos vuelos turísticos que se podrían llevar a cabo (no hay mucha gente sana, relativamente joven y con más de cien millones de dólares en el bolsillo).

La iniciativa de Space Adventures parecía que había desparecido en el olvido, pero hace unos días la empresa anunció que la oferta seguía en pie, aunque todavía no se han concretado los nombres de los posibles clientes, si es que existen. Además de Space Adventures, otras compañías parecen interesadas en este tipo de misión. De hecho, Constellation Services International (CSI) ya propuso en 2004 una misión similar a DSE-Alpha denominada Lunar Express, pero pasando por la ISS y, según la versión, usando cargueros Progress y módulos adicionales. Esta propuesta tenía la ventaja de ser más viable desde el punto de vista de la masa útil, ya que el “módulo de misión” (similar al DM de la Mir) con los víveres y sistemas de soporte vital adicionales podría ser transportado por una Progress. A cambio, se requerirían como mínimo tres lanzamientos (dos de cohetes Soyuz y uno de un Protón o Zenit) para llevar a cabo la misión, aumentando los costes. Además, las ventanas de lanzamiento hacia la Luna desde la órbita de la ISS son sólo tres por mes. Es difícil saber qué grado de apoyo dentro de RKK Energía o Roskosmos tiene la propuesta de CSI, aunque parece ser mínimo.

Soyuz Express: una Soyuz TMA con un Blok DM y un “módulo de misión” (CSI).

Lanzamiento del Blok-DM con el módulo de servicio mediante un cohete norteamericano (CSI).

Rumbo a la Luna (CSI).

La Soyuz lunar con el módulo logístico (CSI).

Esquemas de misiones lunares de CSI.

Módulo de misión transportado por una Progress para misiones cislunares o a los puntos de Lagreange (CSI).

Uso de cargueros Progress para misiones cislunares (CSI).

Lo que está claro es que, pese a que la tecnología existe, parece que la iniciativa privada no ha sido capaz hasta la fecha de otorgar el impulso definitivo para el desarrollo de las modificaciones que requeriría una misión de este tipo. Aunque quizás en los próximos años nos llevemos una sorpresa.


10 Comentarios

Participa Suscríbete

DarkSapiens

Umm… ¿Qué pasaría si se uniera esto con un depósito de combustible en L1 y un módulo habitable (por ejemplo tipo Bigelow) en órbita lunar?

Se me acaba de ocurrir :S

Gracias por esta entrada! Tampoco conocía los detalles de esta opción.

Un saludo!

EudoxoEudoxo

Ejercicio Intelectual …

– ¿ qué aceleración haría falta para lanzar una masa desde la ISS y que aterrizase – en forma más o menos violenta – en la luna ?

– y, usando también la ISS, con un buen timing y encendidos de precisión… ¿ No está una mini-misión ( < 5 kg ) de sobrevuelo lunar al alcance de una universidad "potente" ?

Daniel Marín

@Eudoxo: pues imagina que el Saturno V podía poner 47 t en dirección a la Luna y el Ares V 71 t, mientras que la ISS tiene una masa de unas 350 t.

@Julio: pues sí, sería buena idea…;-)

DarkSapiens

Daniel, creo que has entendido el comentario de Eudoxo como lo entendí yo al principio: lanzar la ISS hacia la Luna.

Lo que pregunta realmente es sobre lanzar cosas a la Luna DESDE la ISS, lo que tiene más sentido, y también me ha despertado la curiosidad :)

Saludos!

AnonymousAnonymous

Alguien habra hecho algun estudio (reconozco que seria un poco malintencionado, pero no por eso deja de ser interesante) sobre la nave interplanetaria reutilizable que podria haberse construido con las 350 toneladas de la ISS y la enorme cantidad de despegues, acoplamientos en orbita y horas-hombre que requirió?

Daniel Marín

@DarkSapiens: lanzar un satélite a la Luna desde la ISS es perfectamente factible, aunque no veo la ventaja. Si uno quiere ir a la Luna, mejor ir directamente sin pasar por la ISS. Para lanzamientos desde los EEUU, es mejor usar una órbita de 28º, que permite aumentar la masa útil de cada lanzamiento. Para los lanzamientos desde Baikonur, la cosa cambia: como la inclinación es similar a la de la ISS, sí que se puede aprovechar para visitar la estación.

@Anónimo: hay estudios/artículos como los que comentas, sí. A ver si un día hablo de alguno de ellos.

Saludos.

JorgeC

La idea de que finalmente una Soyuz acabe llegando a la Luna, aunque sea para un único sobrevuelo me parece maravillosa. Sería un broche de oro merecido y en cierta medida un triunfo postrer de Korolev.
Ojalá algún ricachón se anime; ¡ay si yo fuera Bill Gates….!

Daniel Marín

Sí, opino lo mismo. En cierto modo creo que sería un maravilloso homenaje a Korolyov. Yo también me apuntaría si no fuera por la crisis, aunque mejor iría en la segunda o tercera misión, por si acaso 😉

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>