La NASA pretende volver a realizar misiones tripuladas a la Luna durante la próxima década con la nave Orión y el cohete SLS. No a la superficie, puesto que no hay presupuesto para ello, pero sí a la órbita de nuestro satélite. ¿Pero cuándo? Esa es la gran pregunta. La NASA cree que la primera misión tripulada de la nave Orión, EM-2 (Exploration Mission 1), tendrá lugar en algún momento entre agosto de 2021 y abril de 2023. Y esta no es la única incertidumbre con respecto a este proyecto, actualmente el que cuenta con el presupuesto más voluminoso de la agencia espacial. No olvidemos que la NASA espera gastar once mil millones de dólares en el programa Orión hasta 2023 para que sea operativo.

La nave Orión de la NASA con su módulo de servicio europeo saliendo de la órbita terrestre en la misión EM-1 de 2018 (NASA).
La nave Orión de la NASA con su módulo de servicio europeo saliendo de la órbita terrestre en la misión EM-1 de 2018 (NASA).

Ayer mismo el gobierno estadounidense publicó una auditoría del programa y hay algunos nubarrones en el horizonte. A diferencia del cohete SLS, cuyo desarrollo marcha más o menos según lo previsto, Orión presenta algún que otro problema que podrían retrasar todavía más su primer vuelo tripulado. Pero antes de seguir, hagamos un poquito de historia sobre el programa.

Leer más

Se llamó el Bombardeo Intenso Tardío y no te hubiera gustado estar allí para verlo. Hace entre 4300 millones y 3800 millones de años los cuerpos del sistema solar sufrieron una lluvia intensa de grandes asteroides y cometas que marcó, en la mayoría de casos para siempre, su superficie. Uno de los ejemplos más evidentes es la Luna. Todos conocemos las manchas oscuras que forman los maria —’mares’— de nuestro satélite. Lo que no todo el mundo sabe es que son el resultado del choque de grandes cuerpos contra la Luna durante el Bombardeo Intenso Tardío. ¿Pero cómo de grandes? Hasta ahora se pensaba que los culpables habían sido cuerpos de decenas de kilómetros de diámetro, pero un reciente estudio sugiere que podrían haber alcanzado un tamaño de hasta 275 kilómetros.

qsqs
Representación artística de la creación de una cuenca de impacto en la Luna (en este caso la cuenca Aitken del polo sur)(NASA).

En un artículo publicado en Nature, Peter Schultz y David Crawford analizan la formación del Mare Imbrium (o ‘mar de las lluvias’), una de las cuencas de impacto más llamativas de la Luna gracias a sus enormes dimensiones (1200 kilómetros de diámetro). La estimación más aceptada era que el asteroide responsable de esta cuenca de impacto tuvo un tamaño de unos 80 kilómetros. Sin embargo, Schultz y Crawford creen que fue tres veces más grande. Como mínimo.

Leer más

La misión Rosetta sigue apurando sus últimos momentos alrededor del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. La sonda tiene los días contados por culpa de la mecánica celeste. A medida que el cometa se aleja del Sol la nave recibe menos y menos cantidad de luz solar y a estas distancias los paneles solares de Rosetta no son capaces de proporcionar la energía necesaria para que pueda funcionar. El pasado enero la sonda sobrepasó la órbita de Marte, abandonando así el sistema solar interior. Actualmente Rosetta está a 517 millones de kilómetros del Sol y está en una órbita de 9 x 10 kilómetros de distancia alrededor del núcleo.

as
Ma’at: el lugar de descanso final de Rosetta (ESA).

Durante la aproximación a Chury Rosetta se vio obligada a hibernar para sobrevivir el paso por el afelio, pero esta opción no es válida ahora que la sonda ha cumplido con creces su misión primaria y la extendida. La ESA ha decidido terminar la misión de forma espectacular antes de que la sonda se quede sin energía y por eso realizará un aterrizaje forzoso sobre la superficie de Chury el próximo 30 de septiembre alrededor de las 10:30 UTC.

Leer más

Según los planes actuales, la estación espacial internacional (ISS) deberá ser abandonada en 2024. A partir de ese momento las organizaciones que actualmente forman parte del proyecto —NASA, Roscosmos, ESA, JAXA y CSA— buscarán su camino en el espacio de forma más o menos independiente. Rusia planea separar varios módulos del segmento ruso de la ISS para crear su propia estación espacial, que funcionaría al mismo tiempo que la estación espacial china.

sas
La estación espacial rusa independiente con el módulo inflable en la parte superior. A la izquierda se ve el módulo Nauka y a la derecha en NEM. En el centro está el módulo Prichal (RKK Energía).

Esta estación rusa estaría integrada en un primer momento por los módulos Nauka (MLM), Prichal (nodo) y NEM (módulo energético). Más tarde se añadiría un módulo esclusa para actividades extravehiculares —parecido a los módulos Pirs y Poisk que actualmente están en el segmento ruso de la ISS— y un módulo inflable. Este módulo, desarrollado por la empresa RKK Energía, tiene como objetivo proporcionar un gran volumen a la nueva estación con una masa muy baja. Su diseño se aparta de la práctica tradicional soviética y rusa y por este motivo constituye toda una novedad para la industria aeroespacial del país.

Leer más

Recientemente comentábamos por aquí el estado de la misión Mars 2020 de la NASA, un rover similar a Curiosity que debe buscar indicios de vida presente o pasada en Marte. Pues bien, la misión ha entrado en la fase final de planificación y su diseño está prácticamente terminado. O lo que es lo mismo, la misión ha pasado de la Fase B a la Fase C. ¿Cuáles son los cambios más importantes?

asa
Diseño del rover de la misión Mars 2020 (NASA/JPL-Caltech).

Como se esperaba, no hay nada nuevo con respecto a los instrumentos o la misión secundaria de recogida de muestras, más allá que se confirma que algunas de las muestras adquiridas por el rover serán apiladas —entre cinco y diez— en una misma zona de cara a una misión posterior de retorno de muestras a la Tierra —todavía no aprobada—. Pero sin duda el cambio que más llama la atención es el referente a las ruedas. Y es que, como es sabido, las ruedas de Curiosity han sufrido un desgaste mayor de lo esperado al rodar por la superficie del cráter Gale.

Leer más

Entre el 21 y el 24 de julio se celebrará en Gijón la primera edición del Splashdown Festival, unas jornadas destinadas a la astronomía y a las ciencias del espacio. Durante tres días podrás disfrutar de todo tipo de charlas y actividades relacionadas con el cosmos. Un servidor estará presente para dar la charla “La exploración del espacio en el siglo XXI”. Y, como no tengo una bola de cristal, me centraré en repasar los planes de las distintas agencias espaciales durante los próximos años, con especial atención a los programas espaciales tripulados.

Captura de pantalla 2016-07-18 a las 23.59.08

Puedes consultar el programa del festival en este enlace para que veas que no tiene desperdicio. Como seguro que no tienes mejores planes para esta semana, te esperamos en Laboral Ciudad de la Cultura, Gijón. ¡Nos vemos en Asturias!

Más información sobre el Splashdown Festival:

Hoy lunes día 18 de julio de 2016 a las 04:45 UTC SpaceX ha lanzado un cohete Falcon 9 v1.2 (F9-027) desde la rampa SLC-40 de la base aérea de Cabo Cañaveral con la nave de carga Dragon SpX-9 (CRS-9). La cápsula lleva 2257 kg de carga para la tripulación de la estación espacial internacional (ISS). La primera etapa fue recuperada tras aterrizar en la rampa LZ-1 de Cabo Cañaveral, convirtiéndose en la quinta etapa de un Falcon 9 que efectúa un aterrizaje con éxito y en la segunda que aterriza sobre tierra firme. La órbita inicial fue de 200 x 360 kilómetros y 51,6 º de inclinación. Este ha sido el 46º lanzamiento orbital de 2016 y el séptimo de un cohete Falcon 9 en este año. La Dragon SpX-9 será capturada el próximo 20 de julio por el brazo robot de la ISS a los mandos de Jeff Williams. El lanzamiento de la Dragon CRS-9 se ha producido apenas dos días después del despegue de la nave de carga Progress MS-03.

ass
La primera etapa tras el aterrizaje en la rampa LZ-1 de Cabo Cañeveral (SpaceX).

Manifiesto de carga de la Dragon CRS-9/SpX-9

Carga al lanzamiento: 2257 kg.

Carga presurizada en la cápsula: 1790 kg.

  • Carga científica: 930 kg.
  • Víveres para la tripulación: 370 kg.
  • Equipamiento vario: 280 kg.
  • Equipamiento informático: 1 kg.
  • Equipamiento para actividades extravehiculares: 127 kg (traje espacial EMU 3006).
  • Equipamiento para el segmento ruso de la ISS: 54 kg.

Carga no presurizada (adaptador IDA-2): 467 kg.

Leer más

La corporación estatal rusa Roscosmos puso en órbita el 16 de julio de 2016 a las 21:41 UTC la nave de carga Progress MS-03 (Progress nº 433 o 64P según la NASA), desde la Rampa Número 6 (PU-6/17P32-6) del Área 31 del cosmódromo de Baikonur mediante un cohete Soyuz-U. La Progress MS-03 transporta 2405 kg de carga para los miembros de la Expedición 48 de la estación espacial internacional (ISS). La órbita inicial fue de 193,8 x 242,5 kilómetros y 51,65º de inclinación. La Progress MS-03 se acoplará el 19 de julio a las 00:22 UTC con el módulo Pirs del segmento ruso de la ISS. Este ha sido el 45º lanzamiento orbital de 2016 y el sexto de un cohete Soyuz.

Установка на ПУ
La Progress MS-03 en la rampa (Roscosmos).

Progress MS-03

La Progress-MS-03 (‘sistemas modernizado’) es una nave de carga no tripulada de 7281 kg construida por la empresa rusa RKK Energía para la corporación estatal Roscosmos. La nueva serie MS emplea el sistema de posicionamiento GLONASS, el nuevo sistema de telemetría Kvant-V, un nuevo sistema de televisión digital, el nuevo sistema de acoplamiento mediante radar Kurs-NA, nuevos sensores de velocidad angular BDUS-3A, nuevos faros SFOK con diodos, nuevas capas de material protector y nuevos contenedores situados en el exterior de la nave destinados a poner en órbita hasta 24 cubesats por lanzamiento. Parte de las mejoras introducidas en la serie Progress-MS se han aplicado a la nueva serie de naves tripuladas Soyuz-MS.

Leer más

El 14 de julio de 2015 pasará a la historia como el día que la humanidad completó su primer reconocimiento del sistema solar. Ese día la sonda New Horizons sobrevoló el sistema de Plutón y en unas pocas horas revolucionó nuestro conocimiento del principal objeto del cinturón de Kuiper. Plutón ha resultado ser un mundo mucho más complejo y diverso de lo esperado. Un año después repasamos las principales sorpresas de la misión:

sas
Plutón, con la planicie Sputnik en su centro, visto por la New Horizons el 14 de julio de 2015 (NASA/JHUAPL/SwRI).

1. Sputnik: el mayor glaciar del sistema solar

Se esperaba encontrar hielo de nitrógeno en la superficie de Plutón, pero nadie imaginaba que este material estaría formando el mayor glaciar conocido. Con una consistencia similar a la pasta de dientes, el hielo de nitrógeno —mezclado con hielo de metano y monóxido de carbono— cubre toda la región de Sputnik Planum, el lóbulo izquierdo del característico ‘corazón’ de Plutón (que a su vez es parte de Tombaugh Regio). Con una superficie de 870 000 kilómetros cuadrados, Sputnik ha sorprendido a todos debido a su extrema juventud. La falta de cráteres indican que Sputnik tiene una edad inferior a diez millones de años, es decir, ayer mismo en términos geológicos. La llanura de Sputnik está dominada por células de convección y, más al sur, vemos numerosas oquedades debidas a la sublimación de los hielos. La evidencia indica que Sputnik Planum se ha formado a partir de una cuenca de impacto que sirve como trampa de frío para los diferentes hielos de la superficie de Plutón, aunque el mecanismo preciso que permite su existencia es desconocido.

Leer más

Poca gente lo sabe, pero entre finales de 2013 y mediados de 2015 un telescopio chino estuvo funcionando sobre la superficie de la Luna. Su nombre era LUT (Lunar-based Ultraviolet Telescope) y estaba a bordo de la sonda china Chang’e 3. Precisamente, hace poco se publicó el primer catálogo de objetos en el ultravioleta descubiertos por este instrumento.

La galaxia M101 vista por el telescopio lunar chino LUT.
La galaxia M101 vista en ultravioleta por el telescopio lunar chino LUT.

La sonda Chang’e 3 (嫦娥三号) aterrizó el 14 de diciembre de 2013 a las 13:11 UTC en el Mare Imbrium. A bordo llevaba el pequeño rover Yutu y un conjunto de instrumentos modesto, pero muy interesante. Entre ellos estaba LUT, el segundo telescopio sobre la superficie lunar tras el S201 que llevó la misión Apolo 16. LUT, también conocido como MUVT (Moon-based Ultraviolet Telescope), era un pequeño telescopio dotado de un espejo primario de 15 centímetros —como un telescopio de aficionado— capaz de observar el cielo lunar en el espectro ultravioleta (245-345 nanómetros). Usaba una óptica Ritchey-Chrétien con una relación focal es de F/3,75 y cubría un campo de 1,35º, con una resolución de 4,76 segundos de arco por píxel. El detector CCD principal (AIMO CCD E2V47-20 ) tenía 1024 x 1024 píxels.

Leer más