El veterano cohete Soyuz-U realizó su última misión al lanzar la nave de carga Progress MS-05 (Progress nº 435 o 66P según la NASA) el 22 de febrero a las 05:58 UTC desde la Rampa Número 5 (PU-5 o 17P32-5, Gagarinski Start o ‘Rampa de Gagarin’) del Área 1 del cosmódromo de Baikonur. A partir de ahora todos los lanzamientos de naves Progress se llevarán a cabo con cohetes Soyuz-2-1A. Recordemos que el Soyuz-2-1A ya se ha usado previamente para lanzar cuatro naves Progress, pero las tres últimas usaron el tradicional Soyuz-U. El Soyuz-U (11A511U) debutó en 1973 y desde entonces ha realizado un total 786 lanzamientos, con 765 despegues exitosos. Estas cifras lo convierten en el lanzador con más misiones de la historia.

Lanzamiento de la Progress MS-05 (Roscosmos).
Lanzamiento de la Progress MS-05 (Roscosmos).

La anterior nave Progress MS-04 no alcanzó la órbita por un objeto extraño que se introdujo en la turbobomba del oxígeno líquido del motor RD-0110 de la tercera etapa (Bloque I) del Soyuz-U, un problema causado por un fallo de fabricación que ha sido solucionado para este lanzamiento con la sustitución del motor. Este ha sido el décimo lanzamiento orbital de 2017 y el segundo de un lanzador Soyuz. En esta ocasión el centro de control de vuelos (TsUP) no ha proporcionado información detallada sobre la carga del vehículo. Solo se sabe que la carga que lleva a la ISS es de 2395 kg. La órbita inicial fue de 183 x 199 kilómetros de altura. La Progress MS-05 se acoplará el viernes 24 de febrero con el módulo Pirs de la ISS.

Leer más

El descubrimiento de exotierras es uno de los objetivos más importantes de la astronomía moderna. Detectar un planeta con las dimensiones de la Tierra situado en la zona habitable de su estrella parecía un sueño hace tan solo unos años. Y sin embargo ya conocemos unos cuantos. Algo mucho menos frecuente es encontrar sistemas con más de un planeta potencialmente habitable. Pero, ¿y si te digo que acabamos de descubrir una estrella con siete planetas de los cuales cuatro podrían ser potencialmente habitables? Pues eso es justo lo que acaba de ocurrir hoy. Te presento a TRAPPIST-1.

Recreación de la superficie de uno de los planetas de TRAPPIST-1 (NASA/JPL-Caltech).
Recreación de la superficie de uno de los planetas de TRAPPIST-1 (NASA/JPL-Caltech).

El sistema TRAPPIST-1 ya era conocido por albergar tres planetas, uno de los cuales parecía estar justo fuera de la zona habitable. TRAPPIST-1, también conocida con el bonito nombre de 2MASS J23062928−0502285, es una pequeña estrella enana roja de tipo espectral M8 situada a 39 años luz con una masa que apenas alcanza el 8% de la solar. Su pequeño tamaño explica que la zona habitable esté muy pegada a su estrella, una disposición que ya hemos visto en otros casos, como por ejemplo el planeta más cercano a la Tierra, Proxima b. Sin embargo, ahora un equipo de investigadores liderado por Michaël Gillon ha descubierto gracias al método del tránsito que en realidad son siete y no tres los planetas que giran alrededor de TRAPPIST-1.

Sistema TRAPPIST-1 (NASA/JPL-Caltech).
Sistema TRAPPIST-1 (NASA/JPL-Caltech).
El sistema TRAPPIST-1 comparado con el sistema solar (ESO/O. Furtak).
El sistema TRAPPIST-1 comparado con el sistema solar (ESO/O. Furtak).

Ya conocemos otros sistemas múltiples, pero lo fascinante de TRAPPIST-1 es que los siete planetas tienen un tamaño parecido a la Tierra y varios se encuentran en la zona habitable. Todos ellos se encuentran a poca distancia de la estrella, con periodos de entre 1,5 y 20 días. TRAPPIST-1 d, e y h son incluso más pequeños que la Tierra. Además, puesto que es un sistema múltiple y compacto, se ha podido aplicar la técnica TTV (Transit Timing Variations) para calcular las masas de los planetas. Somos afortunados, porque recordemos que normalmente el método del tránsito solo nos da información sobre el tamaño de un planeta, pero no su masa. Conociendo las dimensiones y su masa somos capaces de estimar la densidad de los planetas y, por lo tanto, llegar a alguna conclusión sobre sus propiedades (por contra, solo conocemos la masa mínima de Proxima b, pero no su tamaño, ya que fue descubierto por el método de la velocidad radial).

Leer más

Finalmente los peores temores se han hecho realidad. La sonda Juno permanecerá durante el resto de su misión en la órbita provisional alrededor de Júpiter en la que se encuentra actualmente por miedo a que un nuevo encendido del motor pueda acabar en desastre. Se trata de un duro golpe para la misión y ahora toca cruzar los dedos para que la sonda pueda obtener los datos científicos previstos. Ahora bien, si uno lee el comunicado de prensa de la NASA nada parece indicar que estemos ante un problema grave, más bien todo lo contrario. De hecho, en el comunicado se llega a decir que la decisión ‘aumentará el valor de la investigación de Juno’. Claro que, si tan fantástica es esta decisión, ¿por qué no se tomó antes?

La Gran Mancha Roja de Júpiter vista por JunoCam el 11 de diciembre de 2016 (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Roman Tkachenko).
La Gran Mancha Roja de Júpiter vista por JunoCam el 11 de diciembre de 2016 (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Roman Tkachenko).

Para entender qué ha pasado, recapitulemos un poco. Juno es una misión de tipo New Frontiers que ha costado 1100 millones de dólares. Fue lanzada en 2011 con un propósito único: estudiar el interior de Júpiter y averiguar cómo es el gigante joviano por dentro. ¿Posee un núcleo sólido como indican los modelos teóricos?¿Es su composición similar a la de otros cuerpos del sistema solar? Para realizar esta tarea la sonda tiene que situarse en una órbita polar elíptica alrededor de Júpiter y realizar tres conjuntos de medidas. Por un lado, el experimento de radio nos permite estudiar la estructura interior de Júpiter midiendo las características de la señal emitida por la sonda. Un segundo conjunto de instrumentos estudian la composición de Júpiter, mientras que un tercero se encarga del campo magnético. Los tres conjuntos de datos son fundamentales para la misión, aunque el más importante es el correspondiente a las medidas gravimétricas.

Leer más

Hoy ha sido un día histórico para la NASA y para SpaceX. La empresa de Elon Musk ha vuelto a lanzar un cohete Falcon 9 con una nave de carga Dragon hasta la ISS. Hasta aquí, nada fuera de lo normal, pero lo realmente interesante es que el despegue se produjo desde la mítica rampa 39A del Centro Espacial Kennedy, usada anteriormente por el Saturno V y el transbordador espacial. El lanzamiento tuvo lugar a las 14:39 UTC del 19 de febrero de 2017 tras un intento fallido el día anterior. El Falcon 9 v1.2 (F9-32) puso en órbita la nave de carga Dragon SpX-10 (CRS-10) con 249o kg de víveres y equipos para la ISS (además de cuarenta ratones). Y como ya viene siendo habitual la primera etapa (denominada B1031) aterrizó con éxito 7 minutos y 33 segundos tras el despegue.

Primer despegue de un Falcon 9 desde la rampa 39A (SpaceX).
Primer despegue de un Falcon 9 desde la rampa 39A (SpaceX).

En esta ocasión el aterrizaje se produjo en la plataforma LZ-1 de Cabo Cañaveral, situada a unos 15 kilómetros de la rampa 39A. Esta ha sido la octava etapa recuperada por SpaceX, de las cuales cinco han aterrizado en barcazas situadas en alta mar. En las anteriores ocasiones que se usó la plataforma LZ-1 el aterrizaje fue nocturno. Este ha sido el noveno lanzamiento orbital de 2017 y el segundo de un Falcon 9. También ha sido el primer despegue desde la rampa LC-39A desde 2011 y el 95º en la larga historia de esta rampa. Recordemos que SpaceX planea lanzar el Falcon Heavy y misiones tripuladas con la Dragon V2 desde esta rampa. La Dragon CRS-10 será capturada por el brazo robot de la ISS a los mandos del astronauta Thomas Pesquet el próximo miércoles 22 de febrero.

Regreso de la primera etapa del Falcon 9 en la plataforma LZ-1 (SpaceX).
Regreso de la primera etapa del Falcon 9 en la plataforma LZ-1 (SpaceX).

Leer más

La sonda Dawn de la NASA ha descubierto sustancias orgánicas en la superficie de Ceres, el planeta enano más cercano. La noticia ha desatado el interés de los medios, aunque me temo que por motivos equivocados. Y es que sabemos que la materia orgánica —esto es, compuestos del carbono— es muy común en el sistema solar, especialmente en los cometas, así que el descubrimiento por sí solo no es especialmente significativo. Sin embargo su presencia en asteroides ha sido tradicionalmente mucho más complicada de identificar y eso que los cuerpos oscuros como Ceres deben su bajo albedo precisamente a la presencia de compuestos del carbono. ¿Y por qué se trata de algo importante? Pues porque los asteroides jugaron un papel crucial en cuanto al aporte de agua y moléculas complejas se refiere durante la formación de la Tierra.

asa
Cráter Ernutet de Ceres donde se han identificado sustancias orgánicas (NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA).

El estudio a distancia de compuestos complejos del carbono en otros cuerpos del sistema solar es muy complicado salvo que mandemos un laboratorio capaz de analizar las sustancias in situ, o bien recojamos una muestra para su análisis en la Tierra (por eso el retorno de muestras de asteroides —misión OSIRIS-REx— y cometas es una prioridad para la comunidad científica). En su defecto, lo que sí podemos hacer es observar la región espectral comprendida entre 3,2 y 3,6 micras. La presencia de bandas de absorción en esta zona del espectro se asocia con compuestos orgánicos, aunque su composición precisa no se puede determinar directamente.

Leer más

Radio Skylab se complace en presentar su programa número 16. Este es un programa espacial por el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y para la ocasión hemos seleccionado algunas de las mujeres más destacadas en el ámbito de la ciencia y la tecnología. En la primera parte charlamos sobre las pioneras del Espacio: Valentina Tereshkova y Sally Ride, la primera soviética y estadounidense en volar al espacio respectivamente. En la segunda parte hablamos sobre astrónomas brillantes: Henrietta Leavitt, Cecilia Payne, Jocelyn Bell y Carolyn Porco. Como siempre, con la compañía de Víctor Manchado (Pirulo Cósmico), Daniel Marín (Eureka), Kavy Pazos (Mola Saber) y Víctor R. Ruiz (Infoastro). Únete a la tripulación de Radio Skylab para viajar por el espacio, la ciencia y otras curiosidades.

rskylab16

Síguenos en la página web de Radio Skylab, en iVoox (Podcast Radio Skylab) o iTunes. Además también estamos en Twitter (@radioskylab_es) y Facebook (@radioskylab.es). ¡Esperemos que os guste el programa!

Nuevo récord en el número de satélites puestos en órbita en un solo lanzamiento. Nada más y nada menos que 104 satélites de golpe. El 15 de febrero de 2017 a las 03:58 UTC la agencia espacial de India (ISRO) lanzó un cohete PSLV-XL en la misión C37 con el satélite indio Cartosat 2D y otros 103 satélites desde el Complejo de Lanzamiento FLP (First Launch Pad) del Centro Espacial Satish Dawan en la isla de Shriharikota. Este ha sido el noveno lanzamiento orbital de 2017 y el primero de un PSLV este año. El PSLV de esta misión realizó una maniobra en pleno vuelo para cambiar el azimut de despegue y evitar sobrevolar la isla de Sri Lanka.

Lanzamiento de la misión PSLV C37 (ISRO).
Lanzamiento de la misión PSLV C37 (ISRO).

Además del Cartosat 2D ISRO lanzó dos satélites INS (ISRO NanoSatellite 1A) 1A y 1B, de 8,4 kg cada uno, destinados a estudiar la radiación en el espacio y la irradiación de la superficie terrestre. La mayoría de los cubesats eran 88 satélites norteamericanos DOVE Flock 3p de la empresa Planet para tomar imágenes de la Tierra. También se lanzaron 8 cubesats Lemur de la empresa Spire Global Inc. y los cubesats BGUSat (Israel), Nayif 1 (Emiratos Árabes Unidos), DIDO 2 (Israel y Suiza), Al-Farabi 1 (Kazajistán) y PEASSS (Holanda, Alemania, Bélgica e Israel).

Tráfico en órbita. Algunos de los satélites durante el despliegue en órbita (ISRO).
Tráfico en órbita. Algunos de los satélites durante el despliegue en órbita (ISRO).

Leer más

La empresa Arianespace lanzó el 14 de febrero de 2017 a las 21:39 UTC un Ariane 5 desde la rampa ELA-3 del centro espacial de Kourou (Guayana Francesa) en la misión VA235 (Vol Ariane 235). El Ariane 5 ECA (L588) puso en órbita los satélites de comunicaciones Sky Brasil 1 y Telkom 3S. Este ha sido el octavo lanzamiento orbital de 2017 y el primero de un Ariane 5 este año, además de ser el 91º en toda su historia. La órbita inicial fue de 256 x 35.752 kilómetros y 4º de inclinación.

as
Lanzamiento de la misión VA235 (Arianespace).

Sky Brasil 1

El Sky Brasil 1 (SKYB-1) es un satélite geoestacionario de telecomunicaciones de 6000 kg construido por Airbus Defence and Space para las empresas At&T y DirectTV usando la plataforma Eurostar E3000. Sus dimensiones son de 7,5 x 2,9 x 2,3 metros y sus dos paneles solares generan un mínimo de 16 kW. Posee 60 transpondedores en banda Ku y su vida útil se estima en 19 años. Estará situado en la posición 43,1º oeste sobre Brasil.

Leer más

La próxima gran misión de la NASA a Marte es el rover Mars 2020, un gemelo de Curiosity que servirá para buscar rastros de vida en el pasado del planeta rojo. La misión es todavía más importante porque debe convertirse en el primer paso en el plan para traer muestras de Marte. Efectivamente, una misión de retorno de muestras es la prioridad de la comunidad científica, pero la NASA no tiene dinero para acometer una empresa de este tipo de golpe. Mars 2020 recogerá muestras y las dejará repartidas por la superficie marciana a la espera de que una futura misión pueda recogerlas. Por eso el lugar de aterrizaje de Mars 2020 es tan crucial: no solo es el lugar elegido para un rover más de la NASA, sino que será la zona donde la humanidad logrará hacerse con un pedazo de Marte.

El rover Mars 2020 visita a Spirit. Es posible que esta imagen se haga realidad si finalmente las colinas Columbia son elegidas como el lugar de aterrizaje de esta misión (NASA).
El rover Mars 2020 visita a Spirit. Es posible que esta imagen se haga realidad si finalmente las colinas Columbia son elegidas como el lugar de aterrizaje de esta misión (NASA).

Pues bien, la NASA acaba de anunciar los tres lugares finalistas para el rover Mars 2020. Por orden de prioridad científica son: el cráter Jezero, la zona noreste de Syrtis Major y las colinas Columbia. Hace dos años la comunidad científica ya redujo la lista de veinte a ocho lugares. La elección final, que tendrá lugar en 2018 o 2019 ya no dependerá de los investigadores y será potestad del cuartel general de la NASA. Los tres lugares finalistas son de sobras conocidos por su interés científico, aunque por diferentes motivos.

Leer más

La rampa 39A (LC-39A) del Centro Espacial Kennedy es un icono de la carrera espacial estadounidense. Desde ese lugar han despegado multitud de misiones espaciales, incluyendo el Apolo 11 en julio de 1969 o el transbordador Columbia en su primera misión en abril de 1981. Pero desde el 8 de julio de 2011 la rampa había quedado desierta. Ese día tuvo lugar el último lanzamiento de un transbordador espacial (SST-135 Atlantis) y a partir de entonces el destino de las dos rampas 39A y 39B quedó en el aire. Pronto se decidió que la rampa 39B, gemela de la 39A, se emplease para el futuro cohete gigante SLS de la NASA, mientras que la 39A sería arrendada para uso de compañías privadas. Finalmente fue SpaceX la que en 2014 se hizo con el control de la mítica rampa por un periodo de veinte años.

Un Falcon 9 en la rampa 39A del KSC (SpaceX).
Un Falcon 9 en la rampa 39A del KSC (SpaceX).

Para SpaceX la 39A debe jugar un papel clave para sus ambiciosos planes. Esta rampa complementará al vecino complejo SLC-40 de Cabo Cañaveral, hasta la fecha el único usado por SpaceX para lanzar su cohete Falcon 9 desde Florida. Gracias al empleo simultáneo de dos rampas en la costa este —a las que hay que añadir la rampa SLC-4E de la base de Vandenberg, California— SpaceX espera poder multiplicar el ritmo de lanzamientos hasta alcanzar las enormes cifras prometidas desde hace años, un requisito fundamental para reducir los costes de acceso al espacio tal y como desea la empresa de Elon Musk. Además la 39A será desde donde despeguen las misiones tripuladas con la nave Dragon V2 y el poderoso cohete Falcon Heavy.

Leer más